Una manera sencilla de explicar como se diferencian las prácticas físicas y las energéticas  es  eligiendo  dos ejemplos extremos, uno, un ejercicio físico potente, como intentar batir una marca,  y  otro, un ejercicio en reposo en el que solo intervine la postura estática, como la meditación en la que la mente es la protagonista.

Entre estos opuestos encontramos multitud variantes que necesitaran una  proporción determinada de uno y otro , así podíamos por ejemplo definir el Tai chi como el que se sitúa en medio, mitad físico- mitad energético. También encontraríamos muchos otros ejercicios de Qigong, que utilizarían un porcentaje distinto a un lado y otro del espectro físico- energético, en función del fin para el que se practique:  salud, recuperación de alguna funcionalidad, provocar algún estado mental concreto, entrenamientos para Artes de defensa…etc.

Como diferenciar entonces  un ejercicio  físico o energético? Para mi no existen ejercicios puros, todo físico o todo energético , pero , si podíamos definir algunas cualidades que los distinguen, una bastante aclaratoria seria , a mi entender, que en los físicos se pospone el feedback del ejercicio hasta la finalización del mismo, así es posible superar muchas sensaciones, en principio incomodas, que se generan durante la ejecución del mismo, la mente se focaliza en la meta y  así se colocan en un segundo plano las incomodidades.

En los ejercicios energéticos en cambio es indispensable que la mente puede permanecer en la atención del ahora, se evitan las sensaciones desagradables que desencadenan los procesos físicos intensos y las circunstancias que alerten a la mente, en cambio, se juega con las sensaciones que aparecen al volver la mirada al interior, algo que ya estaba hay  y que  ahora nos podemos percatar. La meta es incierta y el tiempo se vuelve subjetivo, la experiencia no se puede comparar o medir con la de otros pues el propio camino, es el fin.

Existen multitud de deportes,  practicas fisicas  y energéticas que  en estos últimos años han ido añadiendo algo de énfasis en uno u otro aspecto, así en los deportes físicos, si se añade el riesgo, aumenta la capacidad de estar en el ahora, a pesar de las duras condiciones del ejercicio, la mente se vuelve presente para lograr la supervivencia.

En las practicas energéticas por ejemplo se puede incrementar la intensidad física, favoreciendo estados para la conciencia, como por ejemplo a través de  la  musica , visualizaciones, trances…  o también la  más valiosa  , para mi, las indicaciones de un profesor que ha hecho esa transición, promoviendo resoluciones de conflictos internos particulares.

También en al actualidad se desarrollan métodos mixtos, en los deportistas de elite, se mejoran técnicas físicas a partir de ejercicios de interiorización , de desarrollo de la concentración y de la superación de conflictos internos para mejorar en aspectos externos.

Si nos preguntamos que clase de ejercicio debemos practicar , tenemos que valorar no solo  gustos  sino también posibilidades y   la capacidad de recuperarnos del estrés producido por un ejercicio físico de intensidad,  la atención a lesiones físicas es una de las primeras cosas que debemos valorar.

En las clases de Tai chi de salud , incluimos además del una forma de Tai chi, varios estilos de qigong: meditación, técnicas de respiración, fortalecimiento abdominal, estiramientos de tendones, conciencia  de la postura y del movimiento, coordinación, plasticidad… que abarcan un abanico de cualidades físicas y energéticas capaces de responder a los retos de nuestra actividades y actitudes diarias.

Share This