Las tres armonías es un termino que en la antigua alquimia taoísta implicaba el necesario equilibrio entre las tres fuerzas que rigen la naturaleza en general y el hombre en particular: Cielo – Hombre- Tierra. En el cuerpo humano se corresponden con los tres Tan -tien: el vientre , corazón y mente.

El trabajo fundamental en el Taoísmo es «llenar» los tres centros.

Aunque ha habido muchas vías distintas, hoy día, dos son más conocidas , unas aquellas que comienzan con el centro superior ( con practicas más energéticas, creativas, y meditativas) y otras las que comienzan en el inferior ( artes marciales, y técnicas  físicas). Un poco más lejanas están las que desde el centro irradiaban hacia los demás centros ( ej.  ética confuciana ).

En muchas ocasiones los practicantes de estas dos vías: el vientre y la mente , parecen hablar mundos distintos, y evidencian sus desencuentros, si embargo,  la conquista de uno de ellos, no es un fin en si mismo,  sino la puerta que se abre hacia el siguiente.

Así los practicantes de Tai chi chuan se esfuerzan durante tiempo por centrar el trabajo en el Tan tien inferior, mas adelante la práctica  de manos sensibles (thui shou) invita a la compresión y entendimiento del otro, con lo que es necesario una gran apertura en el segundo Tan tien (corazón).. finalmente esta apertura es una invitación al conocimiento de las energía sutiles que nos rodean, estimulando así el tercer Tan tien.

Los practicantes mas energéticos de  Qigong y meditación, comienzan abriendo el centro superior y así, al cabo de un tiempo encuentran que su practica, solo, tiene sentido en el servicio a los demás, estimulando así el segundo centro y  más adelante en la sanación: el encuentro con las energías más cristalizadas y materiales., llegando así a la compresión del Tan tien terrenal.

En nuestro logo, las tres armonías representados por los círculos y el tiempo presente, representado por la linea negra, simbolizan el trabajo que desarrollamos incluyendo prácticas que involucran en mayor o menor medida a cada uno de los centros.

El símbolo tiene cierta similitud con el ideograma chino del  Tao, aunque con nuevas sugerencias , que también invitan, a mi entender, la necesaria evolución de las formas y el fondo, haciendo que la máxima Taoísta de: gente, lugar y tiempo, tenga aquí un sentido y renovación.

Gracias a todos los que fuisteis aportando impresiones para el logo: Pedro, Joaquin, Carlota… espero que os reconozcáis en el resultado final.

×
Hola en que podemos ayudarte?
Share This