Muchas personas que se acercan el Tai chi, desearían hacer los movimientos fluidos y armoniosos de la formas. Sin embargo, en muchas ocasiones, se encuentran con dificultades físicas y mecánicas que impiden esta fluidez.

Para ayudar conseguirla es necesario, durante un tiempo, practicar algunos otros ejercecicios que favorecen esta armonía y cualidades físicas. En general los llamamos series o ejercicios de Qigong (desarrollo energético). Existen numerosas series basadas en distintas cualidades y enfoques: para los tendones, para las fascias, coordinación, respiración, fluidez, resistencia… etc.
A cada persona le va mas una u otra, dependiendo de su estado. A medida que su comprensión avanza también necesita ir a formas nuevas para conseguir mayor profundidad.
En nuestro centro le damos una especial importancia a estas formas de Qigong. Y así, en los primeros pasos por nuestro local, son la herramienta principal de trabajo.
El “Hua gong” , “el viaje de retorno”, “el hombre y la mujer de Jade”, “el arco radiante”, “ejercicios de los  animales” “la grulla blanca” ; son algunos de los nombres por los que se conocen estas  series.
En cada clase , puedes hacer 3 o 4 , y así completar un buen entrenamiento.
La práctica regular de ellas, se vuelve muy importante para los estudiantes  de Tai chi. La interpretación y el uso marcial de la forma,  ira siendo entendida en la medida que la fluidez y la comprensión mecánica del cuerpo se rescaten.
Share This